Erik Urano nos acerca su ‘Arrebato’

José Luis Cano de Gardoqui (presidente del Cine Club) junto al músico urbano Erik Urano hablándonos de 'Arrebato', una de sus películas favoritas. / Foto: Cine Club Casablanca

El rapero Erik Urano visitó el pasado 20 de febrero el Cine Club Casablanca para presentarnos la película “Arrebato” de Iván Zulueta, que considera una de sus favoritas. Erik es conocido por su faceta de músico pero pocos saben su gran pasión por el cine. A lo largo de 2022 ha conducido una serie de podcasts sobre la figura de José Val del Omar creando debates en torno a su legado cinematográfico. Durante su presentación en el cineclub, Erik destacó la importancia de proyectos como nuestro cineclub que fomentan el diálogo y el debate sobre el cine y el arte en general.

Erik eligió “Arrebato” por varias razones. En primer lugar, la película ha sido muy importante para él, una cinta que ha influido en numerosos artistas tanto del cine, como de la música o el arte en general. En segundo lugar, considera que la película es importante porque además de plantear cuestiones que generan debate, sugiere emociones que no estamos acostumbrados a experimentar en el cine convencional.

“Arrebato” es una película sobre la obsesión por el arte y la búsqueda del éxtasis que puede llevar a la destrucción del individuo. Es una película muy autobiográfica que refleja la propia vida del director, Iván Zulueta. Nacido en San Sebastián, Zulueta creció en una familia acomodada y trabajó en el mundo del cine y el arte, diseñando carteles trabajando para Pedro Almodóvar entre otros. Sin embargo, optó por viajar a Nueva York en busca de nuevas experiencias y su estancia allí le cambió la vida.

“Arrebato” es una película seminal – según palabras del propio Erik – que ha permeabilizado mucho en la cultura española consiguiendo ser una influencia muy fuerte para muchos cineastas. Es una película que sugiere nuevas formas de ver el cine y de experimentar emociones en la pantalla. Erik Urano ha elegido esta película como su favorita porque representa todo lo que él valora en el arte: la exploración de nuevos caminos, la búsqueda del éxtasis y la provocación de emociones que nos saquen de nuestra zona de confort.